Toni Rodriguez

Con actualmente 34 años en Barcelona . En junio del 2018 abrió; junto a su pareja Sara, la escuela de pastelería vegana Toni Rodríguez Academy.

A los 17 años se hizo vegetariano y a los 18 vegano. En el 2003-2004, momento en que había poca información sobre cómo llevar un estilo de vida sin ingredientes de origen animal. No le quedó más remedio que aprender a cocinar para poder disfrutar de comer ricas y variadas recetas cada día. Eso hizo que empezara a amar la cocina.

“Me metí a fregar platos en un restaurante vegetariano para poder ir aprendiendo el oficio y durante todos estos años  estuve de jefe de cocina en varios restaurantes vegetarianos/veganos en Barcelona y Mallorca. A la vez compaginaba mi proyecto de pastelería vegana que creé en el 2005 llamado Lujuria Vegana hasta el 2016”.

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

Entrevista

 

¿Cómo ves la pastelería a futuro?

“Veo una pastelería más abierta al cliente, con más opciones para intentar agradar a más públicos que lo que ha habido hasta hace unos años. Nunca nos habíamos preocupado por los veganos, vegetarianos, religiones, alérgicos, intolerantes, gente que no le gusta el sabor lácteo o del huevo, etc”

¿En qué te basas para tener una idea creativa?

“Nosotros buscamos soluciones a un tipo de elaboración que aún no ha sido creada de forma vegana (sin lácteos, sin huevos ni gelatina). Ahí es cuando surge la creatividad. Ahora mismo hemos creado una mousse de fruta súper ligera, con muy poca grasa y poco azúcar. Pero sobre todo un gran sabor a la fruta que estamos usando, porque no hay otros sabores que interfieren en la elaboración”.

 

Si pudieses cambiar algo en el mundo de la pastelería. ¿Que sería?

“El gran uso de los ingredientes lácteos en muchísimas elaboraciones. Como añadir a una masa de churro leche o incluso huevo”.

 

¿Qué te gusta más de tu profesión?

Después de pasar 15 años haciendo I+D, cada día que pasa pienso que faltan más elaboraciones y técnicas por crear.

 

¿Cuál es tu ingrediente favorito?

“La avellana”

 

Cuéntanos un recuerdo gracioso de tu vida como pastelero

“Estaba enseñando a un amigo como hacer un bizcocho vegano de chocolate en un restaurante en el que trabajaba.

Le dije que fundiera un bol pequeño de chocolate en el microondas pero que lo revisara cada 5-10 segundos, él entendió cada 5-10 minutos. Así que lo dejó puesto durante 5 minutos y salió a tomar el aire. De repente huele a chocolate quemado (es terrible) y veo la cocina y la sala cubierta de humo (el microondas estaba en la sala).

Retrasamos dos horas la apertura del restaurante ese día por culpa de este accidente. Aunque, por la tarde ya nos estábamos echándonos unas buenas risas por lo sucedido”.

 

¿Como llevas el tema del veganismo cuando alguien te invita a comer ?

“Muy bien. Me da igual que me den un estofado de seitán, unas patatas al horno que una ensalada de tomate con un buen aceite de oliva virgen extra. Lo único que me importa es comer bien cada día de mi vida, pero siempre vegano”.

 

Si tuvieses hijos y alguno de ellos no es vegano, serías radical con él o dejarías el libre albedrío.

“No voy a tener hijos, eso es algo que tengo muy claro jajaja”.

 

¿Cómo es ser vegano en el mundo de la pastelería ?

“Ahora es fácil, porque tengo compañeros de oficio que me apoyan y me valoran mucho”.

 

Sabemos lo mucho que respetas a los animales; pero, si estuvieses en una isla desierta que solo tiene una palmera y da  un coco 2 veces al año. ¿Qué comerías para sobrevivir ?

“Pues comería dos cocos al año, aunque posiblemente moriría, porque como bien dice la pregunta, sólo hay una palmera y da dos cocos al año. Aunque con un poco de suerte, llegaría un barco de españoles en busca de las Indias y podría comer algo de carne humana fresca”.